La magia del relato corto (Short Story)

Por Homero Hinojosa

Decidirse de una vez por todas a escribir un relato corto es el principal objetivo por lograr. Lo demás viene por inspiración, experiencias propias y “arte de magia”.

¿Cómo escoger una historia a relatar en modalidad de texto breve? Primero que todo es importante establecer tu audiencia meta, si prefieres llegar solamente a un sector (niños y jóvenes) o bien a un público en general. Decidir esta parte es primordial para pensar en el lenguaje que piensas utilizar en tus textos.

Igualmente es importante pensar en el género de relato corto a desarrollar. ¿Quieres escribir un cuento? (género ficción). ¿O te gustaría hacer una crónica corta, relatar una experiencia propia o simplemente compartir una serie de sentimientos y estados emocionales que vives en estos momentos? (género vivencial).

El género es el enfoque en especial que le das a tu contenido para ayudarle a tu lector a ubicarse en el contexto sintáctico y semántico de tu historia. Al escoger un género se toman en cuenta ciertos criterios de estructura, veracidad y estilo que le ayudan a tu audiencia a clasificarlo como un relato de “ficción” o de realidad y experiencia.

Seleccionar el tema es otro punto elemental. Aquí se presentan algunas preguntas que surgen para definirlo:

                   a) ¿El tema es original o cliché?

                   b) ¿Está avalado por el factor oportunidad (es de interés actual)?

                   c) ¿Hay posibilidad para trabajarlo? (ser realistas)

                   d) ¿Le interesará a mi audiencia meta?

Una vez que se logra definir el tema se procede entonces a elaborar un avance de guión. Se establecen escenarios, diálogos y acciones o conflictos. También se definen personajes principales y de “refrescamiento” para romper espacios de trama y sorprender. Y por último se buscan anécdotas y ejemplos que le puedan dar vida al relato. 

En el taller de Relato Corto (Short Story) que imparto en Literalika dedicamos un buen tiempo a esta parte elemental del escrito, trabajando ejemplos y examinando los consejos de famosos escritores latinoamericanos.

Cuidar la lógica y el sentido de dirección durante todo el desarrollo será también vital para que el lector “no se pierda” en laberintos de narrativa.

Y finalmente siempre será importante cuidar un buen cierre que resuma el tema. Y cuando se dice “punto final” así debe de ser, aunque nuestro lector no necesariamente debe llevarse respuestas a todos los cuestionamientos que afloraron en el relato, ya que el escritor puede tener la intención de dejar trabajando la imaginación de su lector aún y cuando ya haya terminado de contar la historia.

hola@literalika.com

Homero es profesor de la cátedra de Producción de Crónica y Opinión en el Tecnológico de Monterrey. Es tallerista de Literalika de hace muchos años. Uno de sus talleres favoritos es el de Relato Corto (Short Story).

Deja un comentario