Propósitos de año nuevo

Por Ángeles Favela

La magia que envuelve los últimos días del año está llena de abrazos, buenos deseos y grandes propósitos. Uno de ellos fue mencionado ayer por Enrique Galván Ochoa, editorialista en La Jornada. La sección a su cargo que se especializa en hacer sondeos de opinión mostró que el propósito que quedó en primer lugar es el de dedicar menos tiempo a las redes sociales y más a la lectura de libros. En la muestra participaron 2 mil 516 personas. Las otras opciones que fueron presentadas son: conseguir o mejorar empleo, apoyar causas sociales y el cuidado de la salud. [Metodología usada: El sondeo se distribuyó a través de redes sociales y El Foro México. Participaron 2 mil 516 personas: de Twitter mil 731, de El Foro México 555 y de Facebook 230.]

Lo anterior es una buena noticia, ya que de acuerdo con la UNESCO México ocupa el lugar 107 de 108 en índice de lectura. 

Sin embargo, me gustaría compartir que, en estas fiestas navideñas, en lo personal recibí como regalos libros, y fui testigo de que muchas otras personas recibieron lo mismo, yo por mi parte también obsequié libros. Lo mejor de todo e indispensable mencionar, es que estas acciones de regalar libros no tuvieron influencia ni acuerdo entre si. 

Sin duda, las cosas están cambiando. Creo que poco a poco todos vamos tomando gusto a la lectura. En lugares públicos, cafés, parques y plazas, la gente que está leyendo va cada vez en aumento. Es notable que el libro físico no ha sido reemplazado como lo han pronosticado los gurúes de las letras.

Es cierto, también hay que decirlo, que en nuestro país hay muchas cosas por hacer en este aspecto. La lectura debiera ser un bien de todos, un gozo de muchos, una elección de la mayoría, pero los caminos se van trazando y los esfuerzos se notan: hay muchas personas compartiendo en bibliotecas de barrio, libros ambulantes, trueques e intercambios de libros.

En otras partes del mundo la lectura es insustituible.

En estos días, supe por primera vez de una tradición en Islandia. Fue gracias a Homero Hinojosa quien en Literálika imparte el taller de Narrativa corta, que leí con sorpresa la palabra Jólabókaflód, algo así como inundación de libros por navidad. Los libros son los regalos navideños protagonistas en Islandia. Todos regalan libros y todos reciben libros ¡qué maravilla! Y lo que viene a completar la tradición en aquel país, es puro deleite: pasar la Nochebuena y el día de Navidad leyendo. 

Quizá entre tus propósitos de año nuevo esté también la lectura. Ojalá así sea. 

Si es así, y por casualidad estás buscando un grupo para que ese propósito sea más fácil de cumplir, te recomiendo un círculo literario imperdible: Grandes Lectores Literálika, a cargo de Madeleine Gutiérrez. Es un ciclo de sesiones quincenales, los sábados por las mañanas. En él participa un grupo de intelecto y de mentes brillantes, es un gozo después de leer en casa, comentar en compañía. Si nunca lo has vivido, te invito a probarlo.

¡Que la fiesta con los libros no termine nunca! ¡Y que venga el 2019!

hola@literalika.com

Deja un comentario