Síguenos
Zona Literálika · BLOG

Blog

Por Ángeles Favela

Las preguntas que durante siglos han ocupado la mente de los grandes filósofos: ¿quién soy?, ¿hacia dónde voy?, ¿de dónde vengo?, ocupan también el pensamiento del resto de la humanidad. Quizá a ratos todos nos lo hemos preguntado, quizá alguna vez o quizá algún día, esas interrogantes retumbarán en nuestros pensamientos.

Pareciera que la búsqueda de las respuestas, raíces, o bien, las historias que conforman nuestra propia vida son material primario para narrar.

POR ÁNGELES FAVELA

Siendo niña, por asuntos laborales de mi padre, viví en diferentes lugares fuera de México. Por supuesto, estas mudanzas me llevaron a los inicios en una nueva escuela, nuevos barrios y el contacto con personas desconocidas. La barrera del idioma muchas veces acrecentaba mi angustia. Antes no existía lo que hoy se conoce y, es común en cualquier empresa transnacional, como el proceso de transición e inserción para familias expatriadas.

Fue a partir de esos años cuando la calidez de una hoja en blanco me resultó indispensable. Saber que ese espacio de expresión existía sólo para mí, y que de manera incondicional me acompañaría a cualquier hora y en cualquier lugar, era y es hoy, reconfortante.

POR ÁNGELES FAVELA

¿Alguna vez te has preguntado qué es lo que los ojos de un artista miran? Existen dos características en una personalidad creadora: la capacidad de imaginar y la capacidad de observar. Sin ellas un artista no sería un verdadero creador. Habrá quienes pasan de largo ante lo que a un artista podría cautivar por horas. ¿Y qué será lo que busca?

Sin duda la expresión de la emoción y la belleza. Esa búsqueda que nace de la inspiración que brinda la naturaleza y que intenta recordarnos a todos que somos parte de ella. Al observar la vida, y todo lo que existe a nuestro alrededor, sin importar si se trata de las cosas simples o de las complejas, se forja la sensibilidad y se aguza la percepción para hacer conexiones y para encontrar similitudes que nos comunican algo.

POR ÁNGELES FAVELA

Escribir es una segunda forma de vivir: la primera es aquí, en el instante de la cosa, al momento de la decisión, en medio de la turbulencia o aferrados al efímero gozo de este día. En la segunda, escribir se torna una necesidad, es cuando llega la urgencia de explicarnos lo que ya sucedió, lo que nunca habrá de suceder o todo aquello que cabe en el cajón de la posibilidad.

Crear historias es tan legendario como la humanidad. Relatar acontecimientos a través de las palabras escritas, es lo que nos ha permitido estar en contacto unos con otros, traspasando las barreras del tiempo. El legado de culturas y civilizaciones anteriores a las nuestras, nos es transmitido por medio de historias.

Conferencia sobre la lluvia

"Siempre me ha intrigado la posibilidad de que alguien transforme una conferencia en una confesión. ¿Hasta dónde controlamos lo que decimos? Al modo de un actor, el conferencista puede olvidar sus parlamentos o sucumbir a la tentación de revelar algo incómodo o devastador.

Conferencia sobre la lluvia surge de ese predicamento. Los devaneos del protagonista se inscriben en la larga tradición literaria de la digresión, es decir, en el distraído arte de decir una cosa para hablar de otra. En el siglo XVIII, Lawrence Sterne escribió la obra maestra del género: Tristram Shandy, monumental novela cuyo tema es el cambio de tema. Antón Chéjov se sirvió del recurso en un breve ejercicio para actores, Sobre el daño que causa el tabaco, y el actor y dramaturgo norteamericano Spalding Grey lo usó en sus originales monólogos-conferencia.