Cultura inmaterial

Por Ángeles Favela

La humanidad va dejando en el mundo la huella de sus pasos. Algunas de esas creaciones y acervos, son reconocidos como patrimonio cultural mundial. Pero, ¿qué es el patrimonio cultural?: se dice de todos aquellos bienes tangibles de las naciones, imposibles de cuantificar en su valor y, por supuesto, irremplazables. Una de las características para alcanzar el grado de patrimonio mundial, es la certeza de que su pérdida sería, no sólo para un país, sino para la humanidad entera, un quebranto.

Los bienes del patrimonio se clasifican en dos: culturales, (los creados por la humanidad) y los naturales.

En el año de 2003 se implementó la Convención para la protección del patrimonio cultural inmaterial. ¿Inmaterial? Pensé la primera vez que escuché el termino, imaginé la interminable lista de cosas intangibles que podrían considerarse en ese rango, y al consultar la lista oficial me llevé gratas sorpresas: las artes del espectáculo, los usos sociales, rituales y actos festivos, los conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo, y algunas de las técnicas ancestrales tradicionales, es decir, “todo aquel patrimonio que debe salvaguardarse, consistente en el reconocimiento de los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas transmitidas de generación en generación y que infunden, a las comunidades y a los grupos, un sentimiento de identidad y continuidad, y que contribuyen a promover el respeto a la diversidad cultural y la creatividad humana”.

Los esfuerzos de la convención se dirigen también a la catalogación de instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales que son inherentes a las prácticas y expresiones culturales.

Imagina lo interesante y retador de alcanzar los objetivos para los que fue creado ese organismo. Para facilitar el camino ellos han hecho dos divisiones importantes: la primera se refiere a la lista del patrimonio cultural inmaterial con urgencia inminente de protección, y la segunda es referente a lo más representativo de valor cultural inmaterial en la humanidad. En la actualidad existen alrededor de 500 elementos integrados en las dos clasificaciones anteriores.

México es uno de los dos países de América Latina con el mayor número de manifestaciones reconocidas e inscritas. Además de los inmateriales, México cuenta con casi 40 sitios considerados como patrimonio de la humanidad, muchos de ellos naturales y otros tantos bienes culturales.

Es notorio que a lo largo de las últimas décadas el término “patrimonio cultural” fue cambiando y expandiéndose. Al principio eran únicamente monumentos y colecciones de objetos, hasta incluir, actualmente, a todas aquellas tradiciones que nos fueron heredadas de los ancestros y a su vez que serán transmitidas a nuestros descendientes.

La cultura inmaterial puede ser sumamente frágil y además representa también un vínculo importante si se trata como herramienta de respeto entre culturas y comunidades. El respeto va dirigido en gran parte al valor de los conocimientos y las técnicas, más que a la manifestación cultural en sí, y lo más interesante es que el patrimonio cultural inmaterial no se integra sólo con elementos que provengan de los antepasados, sino que puede ser lo contemporáneo y característico de una comunidad actual que beneficia de cierta forma a la humanidad.

Hoy que vivimos en la época de los procesos y procedimientos, sin duda habrá muchos de ellos, dignos de ser considerados parte del acervo cultural inmaterial. Quizá en nuestra comunidad se esté gestando algo que, si es integrador, representativo y reconocido por muchos, y además útil para crear, mantener y transmitir, se convertirá sin duda en un elemento más para la lista de cultura inmaterial.

Todos vamos recorriendo el mismo camino de la vida, estamos en la búsqueda constante de ser mejores y sí a esto le integramos el toque de fraternidad y ayuda mutua, es muy probable que, lo que ha sido útil a unos, habrá de servirnos a muchos otros.

Si todo lo que hace bien y además se hace bien, se cataloga y comunica, la humanidad entera dará pasos grandes hacia adelante, sí, esos pasos que en la actualidad, en algunos ámbitos se vislumbran lejanos, pero que se requieren ahora con urgencia.

hola@literalika.com

Deja un comentario