Síguenos
Zona Literálika · BLOG

poesía Tag

Por Patricio Gómez Junco A principios de Noviembre (2019) compré este cuadernito de terso papel fabricado en China, complemento de una elegante pluma que me permite hacer los trazos de una escritura acompasada, relajada. No sé qué letras irán llenando este espacio en que deslizo la tinta...

Por Patricio Gómez Junco No hay literatura más profunda que la poesía, y entre los buenos lectores, son minoría los que la cultivan, y menos aún los que la escogen para verter el alma en ella. La poesía es como un venero, surge del interior, brota de...

Por Ángeles Favela Inicia la primavera vestida de un verde tierno. Hay mañanas nuevas. Hasta nos parece más nutrida la voz de tórtolos y el aire que era frío es ahora fresco. Imagino que los encinos y las rosas y con ellos todos los árboles del...

Por Ángeles Favela El entorno natural en el que se desarrolla la vida nos regala a los seres vivos, sus maravillas. Una de ellas es el mar. La mar para unos. Grandes poetas y novelistas lo han utilizado como marco de historias entrañables. El enigma y...

Por Ángeles Favela He aquí unos ojos bellos; el contraste de paz y serenidad en toda la extensión de una imagen. Un instante y una eternidad. Es la vida que se desborda; el retrato de aquellos los pasos recorridos y que aún en el silencio, en...

Por Patricio Gómez Junco

Cuando puedo, me distancio del automóvil y uso mis pasos.

Sin la exigencia del deporte o de las prisas, observo el día, respiro el aire limpio de la mañana, y saciada mi vista y mis sentidos, busco un verso, un cuento, algún relato.

Llego de caminar a ritmo de tiempo libre, con Rubén Darío en la mano, leyendo y pausando, para saborear la sonoridad, el sentido, la idea, la altura.

Acostumbro subrayar los fragmentos que me gustan, porque no pierdo la esperanza de releer lo que me cautiva; pero no traía un lápiz a la mano para señalar las frases que después vuelvo a saborear apareadas al aroma del café, a la quietud de la tarde.

Ayer, principio de primavera, descanso y quiebre en la rutina de mi trabajo, visité la librería Fondo de Cultura Económica, y por economía, y por ligereza, compré un minúsculo librillo, doblemente pequeño, por los pesos y su peso: Carta del país azul y otros cuentos de Rubén Darío.